No es suficiente creer en Dios, es necesario creerle también.