Dios usa los tiempos de espera para cumplir su propósito.