El pecado cautiva, pero Cristo libera.