El libro de Josué:
Su lugar y función dentro del programa de Dios

El Génesis registra los pormenores del plan divino transmitido a Abraham (Gn 15:12-21). En este relato, se revela que la nación de Israel surgirá de la descendencia de Abraham. Se profetiza que ellos viajarán a Egipto, donde experimentarán la esclavitud. Después de un lapso de 400 años, Dios los liberará de esa tierra para conducirlos a la región de Canaán, con el propósito de que la habiten y disfruten como posesión propia.

La limitación de Moisés para ejecutar el plan

¿Cuál es el papel que desempeña el libro de Josué en este plan? Sabemos que Dios envió a Moisés para liberar al pueblo de Israel de Egipto y, por su fe, guardó la Pascua y guió a los israelitas durante cuarenta años en el desierto. No obstante, a pesar de sus esfuerzos, no logró llevarlos finalmente a Canaán. Poco después de la salida de Israel de Egipto, Moisés los condujo hasta la misma frontera de Canaán y envió espías desde allí para explorar la tierra. Sin embargo, al regresar, el pueblo se rebeló y se negó a entrar, llegando incluso a considerar la idea de buscar otro líder que los llevara de vuelta a Egipto. Así, Moisés pasó 40 años errando con ellos en el desierto hasta que surgió una nueva generación.

Durante ese tiempo, enfrentando grandes pruebas debido a ellos, Moisés perdió la paciencia, se enojó y se rebeló contra Dios. Por esta razón, se le prohibió la entrada a la tierra prometida, a pesar de sus repetidas súplicas a Dios. Aunque Moisés rogó con insistencia, Dios mantuvo firme su decisión. Como resultado, Moisés falleció sin que el pueblo de Israel heredara la tierra prometida. Si la responsabilidad hubiera recaído en Moisés, el proyecto habría sido un fracaso.

Lo que Moisés no logró realizar, Josué sí cumplió.

El libro de Josué nos revela que aquello que Moisés no llevó a cabo, ni pudo realizar, fue realizado por Josué. Es beneficioso que internalicemos este concepto en nuestras mentes y corazones.

Josué en griego es Jesús (He 4:8)

Hasta este momento, hemos estado discutiendo un hecho histórico, pero mostraríamos poca perspicacia si no viéramos en esto un prototipo. Es sabido que el nombre hebreo Josué se traduce al griego como Jesús. Por lo tanto, se podría afirmar que lo que Moisés no logró hacer, Jesús sí lo logró. ¿A cuál Jesús me refiero? Me refiero al Josué histórico, que, sin embargo, apunta inequívocamente al Señor Jesucristo en el contexto de:

(Ro 8:3-4) «Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.»

Observamos, entonces, dos niveles en el libro de Josué: Un nivel histórico, donde Moisés no pudo llevar al pueblo de Israel a la tierra prometida, una tarea que requirió la intervención de Josué. Y otro nivel, en el que Moisés, en su papel de representante de la ley, no pudo proporcionarnos la salvación, por lo que nuestro Señor Jesús tuvo que aparecer para conducirnos a la salvación eterna. Josué: Una Conquista en Dos Etapas

El libro de Josué está dividido en dos partes que podríamos resumir de la siguiente manera:

(Jos 1:1-12:24) Conquistando la herencia en su totalidad

(Jos 13:1-24:33) Distribuyendo y disfrutando la herencia
En la primera fase, Josué dirige los ejércitos unidos de Israel para conquistar y poseer la tierra. Con ellos vence la resistencia de todos los reyes que habitaban el país. La sección termina en el capítulo 12, con una larga lista de todos los reyes derrotados.
La segunda parte comienza en (Jos 13:1) explicándonos que Josué —ya entrado en años— había dejado de dirigir los ejércitos unidos de Israel, y comenzaba la segunda parte de la conquista.

Alguien podría cuestionarse la razón de la necesidad de dos etapas distintas para la toma de Canaán. Para responder, es esencial examinar los eventos pasados:

Durante la etapa inicial, Josué lideraba los ejércitos combinados de Israel. Tras la toma de cada urbe, no era posible que los israelitas se asentaran allí de inmediato para reclamarlas, ya que era crucial mantener la unidad del ejército hasta concluir la conquista completa. De lo contrario, al llegar a la región norte de Canaán, se habrían enfrentado a reyes poderosos con un ejército debilitado, lo que podría haber resultado en su derrota.

Por esta razón, la lengua hebrea utiliza un término específico para describir cómo ellos «conquistaban» dichas urbes. Esta palabra no implica que tomaran residencia en ellas, sino que más bien indica que vencieron a los habitantes de la zona.

Al término de esta primera parte, Josué, ya avanzado en años y no al mando de las tropas de Israel, dejó que cada tribu «se apropiara» de su territorio asignado, utilizando un verbo distinto en hebreo para esta acción.

La segunda etapa fue a menudo extenuante, ya que también requería enfrentamientos bélicos. Aunque Josué había sometido a los reyes que dominaban esas tierras, las tribus se encontraron con que algunos cananeos habían regresado y no estaban dispuestos a ceder sus lugares. Por tanto, tuvieron que combatir para obtener pleno dominio de su legado. Algunas tribus lo hicieron con éxito, mientras que otras no.

Reflexionando sobre estas dos etapas cruciales de la conquista de Canaán, me veo inclinado a compararlas con el proceso de nuestra propia redención. Percibo que debemos hacer una distinción similar: entre lo que Cristo ha realizado para darnos acceso a nuestra herencia y las batallas que aún debemos librar para gozar completamente de lo que Cristo nos ha otorgado.

El apóstol Pablo nos proporciona un ejemplo relevante en Filipenses 3, en cuanto a justificación y salvación. Pablo nos enseña que dejó de confiar en cumplir la ley para su justificación y en su lugar confió completamente en Cristo, obteniendo la justicia a través de la fe en Jesús. No obstante, reconoce que, a pesar de estar justificado, aún debía esforzarse en su caminar espiritual:
(Fil 3:12-14) «No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.»

La aplicación para la vida cristiana es que, por un lado, la primera parte de la narrativa de Josué simboliza lo que Cristo ha hecho al asegurarnos una herencia celestial. No es una cuestión de lo que nosotros debemos hacer para entrar en esta herencia, sino de lo que Cristo, como nuestro «Josué», ha logrado y continuará haciendo para que entremos plenamente en ella. Por otro lado, la segunda parte de la historia de Josué puede verse como una representación de los desafíos personales que cada creyente enfrenta para disfrutar completamente de su herencia espiritual.

En resumen, la experiencia cristiana implica dos aspectos: la obra completa y suficiente de Cristo para nuestra justificación y salvación, y el proceso continuo de santificación en el cual el creyente participa activamente. Este proceso incluye batallas espirituales y desafíos personales que cada uno debe enfrentar para vivir plenamente conforme al llamado de Dios y disfrutar de las bendiciones de la salvación en Cristo Jesús.

Primera parte
Resumen de la primera fase (Jos 1:1-12:24).
Tres secciones:

(Jos 1:1-4:24).

(Jos 5:1-8:35).

(Jos 9:1-12:24).
Tres objetivos

Hacer pasar al pueblo el río Jordán e introducirlos en la herencia prometida.

Establecer la ley de Dios en Canaán.

Suprimir todo dominio y autoridad.
Tres obstáculos

Un obstáculo de la naturaleza: el río Jordán desbordado.

Jericó y Hai.

Las confederaciones enemigas del Sur y del Norte.
Tres milagros

Las aguas del Jordán se dividieron.

Las murallas de Jericó cayeron.

Grandes piedras cayeron del cielo y el sol y la luna se detuvieron.
Las tres secciones
1. Primera sección
El primer objetivo consistía en hacer entrar al pueblo de Israel en Canaán, para lo que tendrían que cruzar el río Jordán, que en aquel momento se encontraba desbordado (Jos 3:15). Por ese motivo, Dios mismo intervino en la situación haciendo el milagro de separar las aguas e introducir al pueblo en la tierra prometida (Jos 3:16-17).
Al acabar la sección, debemos notar un detalle que se repite en cada una de las secciones: Que Josué estaba cumpliendo todo lo que Moisés había mandado, lo cual él mismo no había podido cumplir:
(Jos 4:10-11) «Y los sacerdotes que llevaban el arca se pararon en medio del Jordán hasta que se hizo todo lo que Jehová había mandado a Josué que dijese al pueblo, conforme a todas las cosas que Moisés había mandado a Josué; y el pueblo se dio prisa y pasó. Y cuando acabó de pasar, también pasó el arca de Jehová, y los sacerdotes, en presencia del pueblo.»
2. Segunda sección
Al pensar en el segundo objetivo, tengamos claro que éste no era la destrucción de Jericó y Hai. El propósito se encuentra descrito en:
(Jos 8:30-35) «Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte Ebal, como Moisés siervo de Jehová había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés, un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro; y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová, y sacrificaron ofrendas de paz. También escribió allí sobre las piedras una copia de la ley de Moisés la cual escribió delante de los hijos de Israel. Y todo Israel, con sus ancianos, oficiales y jueces, estaba de pie a uno y otro lado del arca, en presencia de los sacerdotes levitas que llevaban el arca del pacto de Jehová, así los extranjeros como los naturales. La mitad de ellos estaba hacia el monte Gerizim, y la otra mitad hacia el monte Ebal, de la manera que Moisés siervo de Jehová, lo había mandado antes, para que bendijesen primeramente al pueblo de Israel. Después de esto, leyó todas las palabras de la ley, las bendiciones y las maldiciones, conforme a todo lo que está escrito en el libro de la ley. No hubo palabra alguna de todo cuanto mandó Moisés, que Josué no hiciese leer delante de toda la congregación de Israel, y de las mujeres, de los niños, y de los extranjeros que moraban entre ellos.»

 

Observamos una vez más el énfasis en que Josué estaba llevando a cabo lo que Moisés le había ordenado, como se indica en (Dt 27:1-10). En ese momento, al entrar en Canaán, Dios estableció como uno de los objetivos principales la implementación de la ley de Jehová en esa tierra. Sin embargo, para lograr este objetivo, era necesario superar un obstáculo: las ciudades de Jericó y Hai, ubicadas en el camino hacia los montes Gerizim y Ebal, el lugar elegido por Dios para proclamar la ley. Este obstáculo fue eliminado mediante la intervención directa de Dios, quien derribó los muros de Jericó para que se cumpliera el objetivo.

En resumen, el evento histórico del cual estamos hablando es que Josué estableció la ley de Dios en la tierra de Canaán, siguiendo el mandato que Moisés le había dado y que Moisés mismo no pudo cumplir. Y nuevamente debemos recordar que el propósito de la salvación de Dios para nosotros en este tiempo no es que olvidemos la ley, sino que lleguemos a cumplirla a través de nuestro Señor Jesucristo y el Espíritu Santo.

(Ro 8:4) «Para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.»

3. Tercera sección
Iniciamos notando que esta tercera sección comienza de manera similar a la segunda. Al comparar (Jos 5:1) y (Jos 9:1), nos percatamos de que esta estructura en secciones no es una invención nuestra, sino un reflejo del diseño subyacente en el libro. El principal objetivo que enfrentaba el pueblo de Israel al llegar a esta etapa era la abolición de todo dominio y autoridad. Este objetivo alcanza su punto culminante en (Jos 12:7-24), donde se presenta una extensa lista de los reyes vencidos por Josué y el pueblo de Israel. Nuevamente, se destaca la importancia de que esto había sido ordenado por Moisés, aunque él mismo no pudiera llevarlo a cabo.

(Jos 11:12) «Asimismo tomó Josué todas las ciudades de aquellos reyes, y a todos los reyes de ellas, y los hirió a filo de espada, y los destruyó, como Moisés siervo de Jehová lo había mandado.»
(Jos 11:15) «De la manera que Jehová lo había mandado a Moisés su siervo, así Moisés lo mandó a Josué; y así Josué lo hizo, sin quitar palabra de todo lo que Jehová había mandado a Moisés.»
(Jos 11:19-20) «No hubo ciudad que hiciese paz con los hijos de Israel, salvo los heveos que moraban en Gabaón; todo lo tomaron en guerra. Porque esto vino de Jehová, que endurecía el corazón de ellos para que resistiesen con guerra a Israel, para destruirlos, y que no les fuese hecha misericordia, sino que fuesen desarraigados, como Jehová lo había mandado a Moisés.»
(Jos 11:23) «Tomó, pues, Josué toda la tierra conforme a todo lo que Jehová había dicho a Moisés; y la entregó Josué a los israelitas por herencia conforme a su distribución según sus tribus; y la tierra descansó de la guerra.»

¿No resulta casi imposible leer esta historia sin percibir de inmediato que es un prototipo de lo que nuestro Señor Jesucristo ha hecho a un nivel superior? Él mismo, mediante su muerte, despojó a los principados y a las potestades, exhibiéndolos públicamente y triunfando sobre ellos en la cruz (Col 2:14-15), y, como se expresa en (1 Co 15:25): «Es necesario que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies». En relación con el obstáculo particular que enfrentaron para lograr el objetivo, fueron las coaliciones de reyes del norte y del sur. En esta ocasión, Dios intervino milagrosamente una vez más, haciendo caer grandes piedras desde el cielo que destruyeron gran parte de los ejércitos enemigos, y luego deteniendo la luna y el sol en respuesta a la oración de Josué. Es decir, una vez más, la intervención directa de Dios permitió que Josué alcanzara el objetivo.

4. Diferencias entre las tres secciones

Hasta ahora, hemos explorado ciertas similitudes entre las tres secciones de la primera parte del libro de Josué, pero ahora vamos a enfocarnos en las diferencias significativas que también existen entre ellas. Por ejemplo, las tácticas militares utilizadas en cada una de las acciones militares dirigidas por Josué fueron diferentes. Considerémoslas brevemente:

En la primera sección, la principal preocupación de Josué era determinar si el rey de Jericó tenía la intención de salir de la ciudad y atacar a los israelitas mientras intentaban cruzar el río Jordán, que en ese momento estaba completamente desbordado. Hubiera sido complicado enfrentarse a él en esas circunstancias, por lo que Josué envió espías para descubrir las intenciones de los habitantes de Jericó. Después de averiguar que no planeaban atacar, sino que se habían refugiado tras las murallas de la ciudad, el problema militar que Josué debía resolver era cómo penetrar en su ciudad fortificada.

Sin embargo, con la ciudad de Hai, la cuestión no era cómo entrar, sino cómo lograr que el rey saliera, por lo que las tácticas militares empleadas por Josué debieron ser necesariamente diferentes.

Al llegar a la tercera sección, vemos una táctica distinta: Josué tuvo que realizar una marcha forzada con su ejército durante toda la noche para sorprender a la coalición de reyes del sur. También observaremos que hay diferencias importantes entre los obstáculos que enfrentaron y la naturaleza de los milagros que Dios realizó para superarlos. Y, sin detenernos para sacar conclusiones, tendremos que analizar la relación que existe entre cada una de estas similitudes y diferencias.

Permítanme utilizar una ilustración que nos ayude a comprender por qué es necesario realizar un análisis preciso de cada una de estas tres secciones: Imaginen a tres hombres que van al médico quejándose de un dolor de garganta. Después de examinar al primero, el médico le pregunta si estuvo en el partido de fútbol del sábado gritando durante toda la tarde, a lo que el paciente responde que sí; así que el médico lo envía a casa y solo le receta guardar silencio durante un par de días. Después de examinar al segundo, le diagnostica faringitis y le receta un antibiótico. Al tercer paciente, aunque también le duele la garganta, el médico, con una expresión de preocupación, ordena realizarle una biopsia porque teme que el problema en su garganta pueda ser un cáncer. En los tres casos hay similitudes, pero también diferencias que resultan clave para establecer el diagnóstico.

5. Resumen y conclusión

En el libro de Josué, encontraremos relatos históricos, pero a medida que los estudiemos, nos daremos cuenta de que también nos comunican en un nivel más elevado aspectos relacionados con nuestra salvación. Comprenderemos de manera más profunda lo que «nuestro Josué» ha realizado para introducirnos en nuestra herencia, cómo ha anulado todo dominio y autoridad, cuáles son los objetivos principales de esta salvación y cómo Dios los está llevando a cabo. También obtendremos una visión más clara de los obstáculos que enfrentaremos y las luchas que deberemos librar antes de experimentar plenamente nuestra herencia. Finalmente, veremos los medios milagrosos que el Señor emplea para llevarnos al triunfo final.

En resumen, lo que quiero sugerir es que, al estudiar la primera fase de la conquista de Canaán, comprenderemos de manera significativa lo que el Señor ya ha hecho y está haciendo para introducirnos en nuestra herencia. Por lo tanto, una exposición adecuada de la primera parte de Josué debe enfatizar la gloria de esa gran salvación y herencia que poseemos a través de nuestro Señor Jesucristo, mientras que la segunda parte del libro se relaciona con nuestras acciones para entrar en el disfrute práctico de nuestra herencia.

Send this to a friend