DALILA

Dalila es un personaje muy conocido en la Biblia por la relación que llevó con Sansón, él se había enamorado de ella sin saber que ella sería su perdición. Sansón debía mantenerse puro y santo delante de Dios, y en vez de eso se enamoró de Dalila e hizo lo que ofende a Dios.

Seguramente se le notaba mucho lo enamorado que estaba de ella, tal vez la cortejaba cada día y le daba regalos, por eso los jefes de los filisteos la visitaron y la convencieron de seducirlo para saber la fuente de su fuerza.

¿Qué tuvo que pasar para que Sansón llegara a ese punto? Él era un hombre escogido por Dios, un nazareo, es decir que estaba consagrado a Dios, el Espíritu Santo es el que lo dotaba de esa fuerza sobrenatural, la Biblia dice que cuando era necesario, el Espíritu venía sobre él con poder y entonces tenía fuerza.

 Pero el Espíritu del Señor vino con poder sobre Sansón, quien a mano limpia despedazó al león como quien despedaza a un cabrito. Pero no les contó a sus padres lo que había hecho. Jueces 14:6

 Dios, con su Espíritu Santo estaba con Sansón todos los días, no se apartaba de él ni un momento, pero en algunas ocasiones, había un derramamiento del Espíritu y Sansón podía hacer esos prodigios.

PERDIENDO LA PRESENCIA DE DIOS

Sin embargo Sansón se alejaba de Dios cada vez más, hacía muchas cosas que no le agradan a Dios, y aunque Dios tenía misericordia de él y del pueblo de Israel y usaba a este hombre, Dios no aprobaba la conducta de Sansón. Después, como ya sabemos él le confesó a Dalila lo que él pensaba, era la fuente de su fuerza extraordinaria, Dalila lo hizo dormir sobre sus piernas y luego trajo a un hombre que le corto el cabello y, como mantener el cabello largo era parte del pacto, en ese momento quedó débil, pues el Espíritu de Dios lo había abandonado.

Sansón se estuvo alejando poco a poco de la presencia de Dios y fue tan sutil que no se dio cuenta cuando Dios lo había dejado, sin saber, Dalila se había metido entre él y Dios y poco a poco tomó su lugar en la vida de Sansón, hasta que terminó humillado y sin ojos.

Luego ella gritó: «¡Sansón, los filisteos se lanzan sobre ti!» Sansón despertó de su sueño y pensó: «Me escaparé como las otras veces, y me los quitaré de encima». Pero no sabía que el Señor lo había abandonado. Jueces 16:20.

 Creo que esta es la peor parte de la historia, no por el hecho de que fuera capturado sino por ver que había sido abandonado por Dios. No sabía que estaba solo porque había estado dormido y creía que sería como las otras veces pues confiaba en sí mismo.

Esto debe ser un llamado de atención para nosotros, tal vez pensamos en pecar una vez más, y pensamos en que Dios es infinito en misericordia, tal vez pensamos que siempre será como otras veces, tal vez pensamos que Dios siempre va a venir a rescatarnos, pero cómo saber cuando será la última vez antes de que nos quedemos solos.

¿HAY UNA DALILA EN TU VIDA?

¿Qué hay en tu vida que está tomando el lugar de Dios? Recuerda que es de una manera muy sutil como va entrando el pecado, casi que no te das cuenta, seguro es algo que te gusta muchísimo, tal vez es alguien, pero tú sabes que es seguro que termine contigo. Lo más importante es tu relación con Dios, no dejes que se pierda por nada.

Pero hay algo más, Dios le dio una oportunidad a Sansón para que terminara con los filisteos pues vio el arrepentimiento en su corazón, una vez más el Espíritu de Dios vino sobre él, lo llenó de fuerza sobrenatural. Dios es amoroso, misericordioso y Él restaura, claro que hay segundas oportunidades, pero debemos aprovecharlas en arrepentimiento.

Cuidemos la presencia de Dios, no debemos menospreciar lo que Él hace en nosotros y como ha venido a rescatarnos por medio de Jesús. Recordemos siempre que la linea es muy delgada, tanto que no podríamos darnos cuenta cuando la rebasamos y podría ser que terminemos derrotados.

Escrito por Iglesias Creativas.