Todos necesitamos hablar el evangelio de Cristo, no importa que ya lo sepamos de memoria, siempre es bueno recordarlo y siempre hablar de él, debemos extender por todas partes el evangelio de Cristo. 

CRISTO, LA ÚNICA ESPERANZA DEL PECADOR 

La salvación está solamente en Cristo, él mismo es la salvación, él llevo consigo toda la culpa y todo el pecado en su muerte en la cruz, al ver la cruz vacía recordamos ese sacrificio y como él cargó con toda nuestra maldad, y que ahora somos salvos por medio de ese sacrificio. Desde que fue concebido, sus padres terrenales recibieron instrucciones de como llamarlo, en base al propósito que él tenía para salvar a la humanidad. 

Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porqué él salvará a su pueblo de sus pecados. Mateo 1:21. 

Jesús es la forma griega del nombre Josué, que significa Dios salva. Jesús es el único que pudo hacer un sacrificio por toda la humanidad, el único capaz de dar su vida por nosotros, es difícil que alguien de su vida por un ser amado y más aún darla por alguien que no conoces o por alguien que en verdad merece castigo o merece la muerte. Y solo él es capaz de perdonar los pecados, por eso decimos que él es la única esperanza del pecador. Dios encontró en su hijo amanera de salvar a toda la humanidad por medio de un solo sacrificio, solo Cristo fue el sustituto para cada uno de nosotros que merecíamos la condenación. 

Pero, cuando se cumplió el plazo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos. Gálatas 4:4-5. 

Así que Dios, por medio de su hijo Jesucristo, nos adoptó como sus hijos y hoy podemos entrar a su presencia y acercarnos a él. También por medio de él fuimos justificados, así que no hay otro medio de salvación, si la hubiera ¿crees que Dios habría sacrificado a su único hijo?, estoy seguro de que no, por eso nuestra confianza debe estar solo en él y en su sacrificio y más aún, en su resurrección. 

De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos. Hechos 4:12. 

Si creemos en Cristo, tenemos la seguridad de que nuestros pecados nos han sido perdonados por medio de sus sangre. Así dice la escritura <Todo el que confíe en él no será defraudado> Romanos 10:11. 

MIRAR A CRISTO EN TODO MOMENTO

Cuando estamos convencidos de que Cristo habita en nuestros corazones, es fácil mantener la mirada puesta en él. Con el Espíritu Santo en nuestros corazones, aprendemos a confiar en que Cristo es nuestro único salvador y entonces nuestra mirada va a estar fija en él. 

-Ven- dijo Jesús. Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. Pero, al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: -¡ Señor. sálvame! Mateo 14:29-30. 

En esta historia vemos las consecuencias de quitar la mirada de Cristo, Pedro ya había caminado sobre el agua cuando empezó a tener miedo, apartó su mirada de Jesús y dudó de lo que estaba pasando. Es alarmante el numero de cristianos que han apartado su mirada de Cristo y han caído, ni siquiera tienes que apartar tu mirada de él mucho tiempo, basta un momento de distracción para perder el rumbo. 

Debemos mantener la mirada puesta en él en todo momento, toda nuestra confianza debe estar en él y eso es suficiente. Tenemos la confianza de que él nos sustenta y no va a dejar que nos hundamos. 

SOLO CRISTO ES MEDIADOR ENTRE DIOS Y LOS HOMBRES 

Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos. Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo. 1 Timoteo 2:5-6. 

En este contexto, Pablo le estaba pidiendo a Timoteo que oraran y pidieran por todos y en especial por las autoridades, para que conocieran la verdad y esta es que hay un solo Dios y un solo mediador entre Él y los hombres y es Cristo. El llamado es también para nosotros, necesitamos orar también por nuestras autoridades y por todos los hombres y llevarles el evangelio y presentarles al único Dios y Jesús como mediador. 

En la antigüedad, solamente el sumo sacerdote tenía acceso a la presencia de Dios y una vez al año entraba para interceder por el pueblo y por el perdón de los pecados. Pero hoy, con el sacrificio de Cristo y por medio de su sangre todos nosotros tenemos acceso directo al Padre

pues el sol se ocultó. Y la cortina del santuario del templo se rasgó en dos. Lucas 23:45

Solo el sacrificio de Jesús pudo darnos la entrada al santuario, y declaramos que es Cristo nuestro mediador. 

-Yo soy el camino, la verdad y la vida- le contestó Jesús -Nadie llega al Padre sino por mí- Juan 14:6. 

Dios capacita a muchas personas como pastores o maestros, pero ninguno es capaz de perdonar pecados o darnos entrada al Padre, solo Cristo tiene esa capacidad como único sumo Sacerdote, es decir el mediador entre Dios y sus hijos. 

Escrito por Iglesias Creativas.