Mientras iba de camino con sus discípulos, Jesús entró en una aldea una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía ella una hermana llamada María que, sentada los pies del Señor, escuchaba lo que él decía. Marta por su parte se sentía abrumada porque tenía mucho que hacer. así que se acercó a él y le dijo: -Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejando sola sirviendo? ¡Dile que me ayude!  Lucas 10:38-40

EL SERVICIO

¿Has recibido alguna vez a alguien en tu casa?, seguramente sí. Es importante atenderlos bien, ver que estén cómodos, tener la comida lista y el lugar a donde van a dormir, mientras sean nuestros invitados debemos ver por sus necesidades. Así estaba Marta con Jesús y sus discípulos, seguramente ellos venían muy cansados, necesitaban lavarse los pies, beber agua, comer algo y descansar, Marta, seguramente estaba preocupada por todas esas cosas. 

Pero cuando tenemos invitados, necesitamos también pasar tiempo con ellos, tener una buena platica y escucharlos, eso es parte también de ser un buen anfitrión, de hecho eso es más importante que lo que puedas ofrecerles de comer o de beber. 

La gente no va a visitarte para que los dejes solos en la sala mientras tú sigues con tus actividades, ellos esperan que les dediques tiempo también. 

María estaba sentada oyendo a Jesús hablar, estaba dedicándole su tiempo, prestando atención, como seguramente todos ahí estaban, muy atentos a todo lo que Él decía .

ES MEJOR ESTAR EN SU PRESENCIA

Marta, Marta- le contestó Jesús- ,estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará. Lucas 10:41 

La respuesta de Jesús es algo en lo que nos vamos a enfocar. Según las palabras de Jesús, María había escogido algo mejor que servir, había escogido estar a sus pies para escuchar lo que Él tenía que decir. 

¿Cuántas veces nos hemos enfocado más en servir que en adorar?, si bien nuestro servicio es una adoración, puede ser que nos distraiga de realmente estar en la presencia de Dios. Puede ser que al buscar ser perfectos como sirvientes perdamos el verdadero enfoque en la adoración, más bien debemos buscar que nuestra adoración sea perfecta y así seremos excelentes siervos. 

Jesús dijo María ha escogido lo mejor, es decir que también el servicio es necesario, como vimos antes, también es parte de ser anfitrión. Tal vez nos hemos olvidado de servir a los demás, es cierto que somos siervos de Dios, pero también es necesario que sirvamos en nuestra iglesia local que es nuestra casa, que busquemos la manera de servir y ayudar a nuestros hermanos. Eso también es parte de estar en la presencia de Dios. 

Fuimos llamados a ser siervos. En Marcos 9:35 Jesús nos dice que para ser el primero, necesitamos ser el último de todos y el servidor de todos

Así que debemos ser ambas hermanas, debemos ser como Marta y estar ocupados en los quehaceres de nuestra casa espiritual y estar pendientes de nuestros hermanos y de como podemos suplir sus necesidades, pero también debemos ser como María y buscar siempre estar en la presencia de nuestro Señor para adorarle y escuchar su voz porque no hay nada mas importante ni nada mejor que esto. Así funcionaremos mucho mejor como cuerpo de Cristo. 

Adora y sirve.