18 Versículos Bíblicos Sobre Muertes

La Biblia es una fuente de sabiduría y enseñanzas para las diferentes situaciones de la vida, incluyendo la muerte. Aunque la mayoría de los versículos bíblicos hablan de la esperanza y la vida eterna en Cristo, también hay pasajes que relatan muertes horripilantes o trágicas. A continuación, presentamos 20 versículos bíblicos sobre este tema:

18 Versículos

  1. 2 Samuel 6:6-7: «Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió la mano al arca de Dios y la sujetó, porque los bueyes que la llevaban tropezaron. Entonces el Señor se enojó contra Uza y lo hirió allí mismo por su osadía, y murió allí junto al arca de Dios».
  2. Números 16:31-33: «Cuando terminó de decir todas estas cosas, el suelo que estaba debajo de ellos se abrió y la tierra los tragó a ellos y a sus familias, y todos los hombres de Coré murieron y fueron destruidos en ese momento».
  3. 2 Reyes 2:23-24: «Elías subió de allí a Betel. Mientras subía por el camino, salieron unos muchachos de la ciudad y se burlaban de él, diciendo: ‘¡Sube, calvo! ¡Sube, calvo!’ Él se volvió, los miró, y los maldijo en el nombre del Señor. En ese momento, salieron del bosque dos osos y despedazaron a cuarenta y dos de aquellos muchachos».
  4. Génesis 19:24-26: «Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego, enviado por el Señor desde los cielos. Así destruyó estas ciudades y toda la llanura, con todos los habitantes de aquellas ciudades y la vegetación del suelo. Pero la esposa de Lot, que lo seguía, miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal».
  5. 1 Reyes 13:24-26: «Cuando el profeta se fue, un león lo encontró en el camino y lo mató. Su cadáver quedó tendido en el camino, con el asno y el león junto a él. El león no se comió el cadáver, ni atacó al asno».
  6. Jueces 9:53-54: «Entonces una mujer arrojó una piedra de molino sobre la cabeza de Abimelec y le fracturó el cráneo. Inmediatamente llamó a su ayudante y le ordenó: ‘Saca tu espada y mátame, para que no se diga de mí: «Una mujer lo mató». Su ayudante lo mató, y así murió».
  7. 2 Samuel 4:10-11: «Entonces David dio órdenes a sus jóvenes, y ellos los mataron. Les cortaron las manos y los pies y los colgaron junto al estanque de Hebrón. Tomaron la cabeza de Isboset y la enterraron en la tumba de Abner en Hebrón».
  8. Jueces 4:21: «Jael, mujer de Heber, tomó una estaca de la tienda, y tomando un martillo en la otra mano, se acercó sigilosamente a Sísara y le hundió la estaca en la sien, hasta incrustarla en el suelo».
  9. 1 Samuel 31:4-6: «Entonces Saúl dijo a su escudero: ‘Saca tu espada y mátame con ella. No sea que vengan estos incircuncisos y me torturen’. Pero su escudero no quiso, porque tenía mucho miedo. Entonces Saúl tomó la espada y se dejó caer sobre ella. Cuando el escudero vio que Saúl estaba muerto, él también se dejó caer sobre su espada y murió con él».
  10. Jueces 19:25-30: «Pero los hombres no quisieron escucharlo. Por eso el hombre tomó a su concubina y la sacó afuera. Ellos la violaron y abusaron de ella durante toda la noche. Al amanecer, la mujer cayó a la puerta de la casa donde estaba su due11. Deuteronomio 28:53-57: «Comerás el fruto de tus entrañas, la carne de tus hijos e hijas que el Señor tu Dios te ha dado, durante el asedio y el apuro en que te estrechará tu enemigo. Hombre tierno y delicado como eres, no querrá darte a su hermano ni a su esposa ni a ninguno de sus hijos que le quedan, para que no le quede nada en medio de ti durante el asedio y el apuro en que te estrechará tu enemigo en todas tus ciudades. La más tierna y delicada de entre ustedes, que no habría osado poner la planta de su pie sobre la tierra, por suavidad y delicadeza, se volverá mezquina con el hombre de su seno y con su hijo y con su hija, y con su placenta que sale de entre sus piernas, y con sus hijos que dé a luz, porque los comerá a falta de todo en el asedio y en el apuro en que te estrechará tu enemigo en tus ciudades».
  11. Salmo 58:8-9: «Que se desvanezcan como el agua que se escurre; que cuando tensen el arco, sus flechas queden sin punta. Como el caracol se deshace mientras se arrastra; como el embrión que no llega a ver el sol».
  12. Jeremías 22:18-19: «Por tanto, así dice el Señor acerca de Joaquín hijo de Josías, rey de Judá: No llorarán por él: ‘¡Ay, hermano mío! ¡Ay, hermana mía!’ No lo lamentarán: ‘¡Ay, señor! ¡Ay, majestad!’ Será sepultado como se sepultan los asnos, arrastrado y arrojado fuera de las puertas de Jerusalén».
  13. Job 1:18-19: «Mientras este hablaba, llegó otro mensajero y dijo: ‘Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano mayor, cuando de repente un fuerte viento del desierto golpeó las cuatro esquinas de la casa, la cual se derrumbó sobre los jóvenes y murieron. Solo yo escapé para contártelo'».
  14. Lamentaciones 4:9-10: «¡Más felices fueron los que murieron a filo de espada que los que murieron de hambre, los que fueron salvados por la espada que los que fueron llevados cautivos! Las manos tiernas de las madres cocieron a sus propios hijos; se convirtieron en su comida cuando fue destruida la hija de mi pueblo».
  15. Ezequiel 9:6: «Muerte a los viejos, a los jóvenes y a las vírgenes, a los niños y a las mujeres. ¡Mátenlos a todos! Pero no toquen a ninguno de aquellos en quienes está la marca. Comiencen por mi santuario’. Comenzaron, pues, por los ancianos que estaban frente al templo».
  16. 2 Crónicas 21:14-15: «El Señor despertó contra Joacaz el espíritu de los filisteos y los arameos que vivían cerca de los cusitas. Estos invadieron Judá, devastaron el país y se llevaron todos los bienes que se encontraban en la casa real, así como a sus hijos y a sus esposas. Solo le dejaron a Joacaz, el hijo menor de Joacim hijo de Josías».
  17. 1 Reyes 14:10: «Por tanto, he aquí yo traigo mal sobre la casa de Jeroboam, y destruiré de Jeroboam todo varón, así el siervo como el libre en Israel; y barreré la posteridad de la casa de Jeroboam, como se barre el estiércol, hasta que sea acabada».
  18. En 2 Reyes 9:33-37 encontramos el relato de la muerte de Jezabel, la esposa del rey Acab. Dice así:»Y dijo: Arrojadla abajo. Y la arrojaron, y salpicaron de su sangre la pared y los caballos; y él la atropelló. Entró luego, y después de haber comido y bebido, dijo: Id ahora a esa maldita, y sepultadla, porque es hija de rey. Pero cuando fueron para sepultarla, no hallaron de ella más que la calavera, y los pies, y las palmas de las manos. Y volvieron, y se lo hicieron saber. Y dijo él: Esta es la palabra de Jehová, la cual habló por medio de su siervo Elías tisbita, diciendo: En la heredad de Jezreel los perros comerán la carne de Jezabel; y el cuerpo de Jezabel será como estiércol sobre la faz de la tierra, en la heredad de Jezreel, de modo que no se pueda decir: Esta es Jezabel».En este pasaje, Jezabel, conocida por su maldad y adoración a falsos dioses, es confrontada por Jehú, quien se había convertido en rey de Israel. Jezabel es arrojada desde una ventana y cae al suelo, donde es pisoteada por los caballos y muere. Posteriormente, cuando van a enterrar su cuerpo, solo encuentran partes de su cuerpo debido a que fue devorada por perros, cumpliendo así la profecía de Elías.Este evento muestra el juicio de Dios sobre Jezabel y su reino debido a su maldad y a su promoción de la idolatría en Israel. También es un recordatorio de la importancia de vivir en obediencia a Dios y de las consecuencias que pueden surgir por nuestras acciones.Iglesias Creativas
Send this to a friend