La palabra ”santo” proviene de la palabra hebrea qadosh (qdš) que significa, ”separado” ”puesto aparte”.