Siempre es buen momento para compartir lo que Dios ha hecho en nuestra vida.