De el libro de Daniel aprendemos muchas cosas una de ellas es el poder del testimonio. La historia relata que Joacim y el pueblo de Judá cayeron bajo el poder del rey Nabucodonosor de Babilonia.

Es en esta situación que Daniel junto con Ananías, Misael y Azarías llegan a la presencia del rey Nabucodonosor, pues él había ordenado traer a jóvenes pertenecientes a la familia real para enseñarles el idioma y la literatura de los babilonios, en ese proceso los cuatro jóvenes recibirían comida y vino de la casa del rey, pero Daniel decidió no contaminarse, así que ellos comían solamente verduras y solo bebían agua.

Esto sirvió para que Daniel y sus compañeros contaran con el favor de Dios. Él miró con agrado su decisión de no contaminarse y los dotó de inteligencia y sabiduría, incluso aunque ellos solo comían verduras su semblante era mejor que el de los otros jóvenes.

Aplicado a nuestros días, debemos guardarnos siempre, pareciera ser difícil por el tiempo en el que vivimos, pero es necesario que vivamos una vida en santidad, así tendremos el favor de Dios y Él nos dará gracia delante de nuestras autoridades.

El rey Nabucodonosor tuvo un sueño que ninguno de sus magos, hechiceros, adivinos o astrólogos pudo interpretar y por eso mandó matar a todos.

Se publicó entonces un edicto que decretaba la muerte de todos los sabios, de modo que se ordenó la búsqueda de Daniel y de sus compañeros para que fueran ejecutados.

Daniel 2:13

Solo Daniel pudo interpretar el sueño del Rey, fue Dios quien se lo dio a conocer, Daniel alabó entonces a Dios por lo que había hecho con él.

Durante la noche, Daniel recibió en una visión la respuesta al misterio. Entonces alabó al Dios del cielo y dijo:

«¡Alabado sea por siempre el nombre de Dios!

Suyos son la sabiduría y el poder.

Daniel 2:19

Daniel de testimonio delante del rey de que solo Dios es capaz de revelar cosas semejantes a los hombres. Este testimonio sirvió para que Nabucodonosor reconociera el poder del Dios de Israel y lo alabara, esto también sirvió para que Daniel se ganara más el favor de el rey.

UN TESTIMONIO PARA QUE LOS DEMÁS CREAN

Antes de ser echados al fuego, Sadrac, Mesac y Abednego, es decir Ananías, Misael y Azarías, dieron gloria a Dios diciendo que Él podía salvarlos y aun si no, ellos no iban a cambiar su postura y seguirían adorando solo a Él.

El rey decidió que murieran, así que mandó que los ataran para arrojarlos al fuego, pero Dios los libró de morir quemados y cuando el rey los vio salir exclamó <Alabado sea el Dios de estos jóvenes, que envió a su ángel y los salvó> Nabucodonosor alabó a Dios por lo que lo había viso hacer en la vida de los 3 muchachos y ellos por medio de su fe se ganaron el favor de Dios.

Más adelante en la historia, Dario, el persa, se apoderó del reino de los babilonios, también Dios le dio gracia a Daniel delante de él, tanto que pensó en ponerlo delante de todo el reino, en el capitulo seis versículo cuatro dice que Daniel era un hombre digno de confianza. También vemos que era su costumbre orar tres veces al día.

Por esta razón, algunos sátrapas le tendieron una trampa y convencieron a Dario de emitir un decreto y que aquel que lo quebrantara fuera echado al foso de los leones, este decreto incluía no adorar a Dios, una vez más Daniel decidió no contaminarse y seguir adorando a Dios y orar pidiendo ayuda. Por eso fue echado a los leones de donde Dios lo salvó de morir y esto sirvió como testimonio para Dario, y firmó un decreto donde declara que Dios es un Dios vivo que permanece para siempre.

No importa dónde estés hoy o a qué te dediques, debes siempre guardar tu relación con Dios y procurar que no se dañe, probablemente en la escuela o el trabajo te veas envuelto en situaciones que te sean contrarias, pero Dios te guarda en todo momento del peligro. Ten presente esto, debes dar siempre testimonio de lo que hace Dios en tu vida.

Tu testimonio va a servir para alcanzar a muchos, el testimonio es muy importante y habla más que cualquier cosa que pudieras decir. Recuerda también que en el puesto que estés siempre debes dar gracias y la gloria a Dios y asegurarte de que la gente sepa que Dios te puso ahí y que es Él quien te libra, así los que te rodean sabrán que tienes un Dios poderoso y pondrán su confianza en Él.

Escrito por Iglesias Creativas.

Send this to a friend