No juzguen a nadie para que nadie los juzgue a ustedes porque tal como juzguen se les juzgará y con la medida que midan a otros se les medirá a ustedes. No juzguen a nadie parece una orden muy fácil de seguir pero es mucho más fácil ver lo malo y hablar de eso que reconocer lo bueno que hay en cada persona jesús hace un llamado a la autoevaluación con el ejemplo de la viga en el ojo propio y la astilla en el ojo ajeno porque te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo y no le das importancia a la viga que está en el tuyo él usó varios ejemplos como este donde nos habla entre dos cosas donde quizá no habría punto de comparación como comparar una astilla con una viga. filipenses 2:3 nos amplía el panorama en este sentido no hagan nada por egoísmo o vanidad más bien con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos la humildad nos ayuda a no pensar de nosotros mismos más allá de lo que realmente somos es decir nos ayuda a ver diga primero sin humildad sólo veríamos una astilla y pensaríamos yo no soy como aquel la humildad más bien nos hace aceptar que tenemos errores y que necesitamos de dios para mejorar como personas jesús continúa hablando y hace una pregunta como puedes decirle a tu hermano déjame sacarte la astilla del ojo cuando ahí tienes una viga en el tuyo el simple hecho de fijarte en lo que está mal el otro y al murmurar de eso jesús nos hace un fuerte llamado a fijarnos primero en nosotros mismos si pensamos en dios como el único pues justo como dice segunda de timoteo 4:8 dejaremos de juzgar a los demás sólo dios puede decir que está bien y que está mal no nos toca a nosotros decir el tamaño de los problemas o si las luchas de uno son más fuertes que las luchas de otro dejemos de juzgarnos unos a otros cada uno enfrenta diferentes batallas y lo parece mal y lo que a ti te parece mal al otro le parece bien en conclusión no podemos pasarnos la vida juzgando a los demás lo mportante es cuidar nuestra relacióncon dios así que la decisión es de
nosotros vas a vivir juzgando criticando y murmurando acerca de los demás o vamos a trabajar para mejorar y con humildad ponernos en las manos de dios para que él haga su obra en nuestras vidas te invito a leer Romanos 14 y que dios te dé la sabiduría para entender lo que pablo no se escribe en esa carta gracias por ver este mensaje y te invitamos a compartirlo.

La humildad nos hace aceptar que tenemos errores.

Filipenses 2:3 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores.

2 Timoteo 4:8 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Romanos 14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Los débiles en la fe

14  Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.

2 Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres.

3 El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.

4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme.

5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente.

6 El que hace caso del día, lo hace para el Señor; y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.

8 Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.

9 Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

10 Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.

11 Porque escrito está:
Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla,
Y toda lengua confesará a Dios. m

12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí.

13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

14 Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que nada es inmundo en sí mismo; mas para el que piensa que algo es inmundo, para él lo es.

15 Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme al amor. No hagas que por la comida tuya se pierda aquel por quien Cristo murió.

16 No sea, pues, vituperado vuestro bien;

17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

18 Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es aprobado por los hombres.

19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.

20 No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; pero es malo que el hombre haga tropezar a otros con lo que come.

21 Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o se debilite.

22 ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.

23 Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.