No debes tener preocupaciones que te lleven a perder la perspectiva de la vida y la falta de confianza en Dios.